Al elegir las piezas para una reforma de baños Alcoy encontramos que los catálogos nos ofrecen una gran cantidad de alternativas. En el caso del WC una de las que más llaman la atención es la de los WC suspendidos y también los bidets que van con el mismo sistema. Veamos las ventajas y los inconvenientes de este tipo de modelos.

Ventajas del WC suspendido

La principal ventaja del WC suspendido es que es estéticamente muy bonito. Al entrar en un baño con un WC de este tipo hay una sensación mayor de espacio y de limpieza. Y también se percibe como mucho más moderno.

A la hora de limpiar, todo es más sencillo, ya que no hay que rodear el WC, se puede fregar rápidamente por abajo y no hay que arrodillarse para fregar el pie, algo bastante incómodo, especialmente si hay un pequeño espacio en la parte trasera del mismo.

Otra de las ventajas de este tipo de WC es que facilita ponerlo a la altura que se desee independientemente del modelo, algo muy cómodo para personas que no tienen alturas estándar.

Inconvenientes del WC suspendido

El inconveniente más grande del WC suspendido tiene que ver con la cisterna. El hecho de que no se vea no quiere decir que no exista, lo único es que va oculta en el tabique. Pero la mayoría de los tabiques no son suficientemente anchos para poder ocultarla, por lo que lo habitual es hacer un doble tabique.

De este modo se consigue no solo espacio, sino también darle un aislamiento acústico de modo que el ruido del agua no se escuche demasiado fuerte al otro lado, algo que podría pasar si la cisterna queda colocada a un par de centímetros de la pared. No obstante, el doble tabique hace que el cuarto de baño pierda un espacio que puede ser vital.

En algunas casas deciden poner el WC y el bidet suspendidos en un medio tabique que puede servir, a su vez, de separación de espacios con la zona de ducha. Evidentemente, esta solución solo es factible en baños muy grandes.

Dado que la cisterna va oculta, en caso de que se estropee resulta también más complicada de cambiar y, por supuesto, el gasto tanto de cambiarla como de instalarla es muy superior a un WC convencional.

Una alternativa barata y muy limpia es comprar un WC totalmente pegado a la pared, que no haga curvas ni separación como hacen algunos modelos. De esta forma no hay que limpiar por atrás y pasando una fregona convencional el suelo quedará limpio fácilmente.