Al comprar electrodomésticos Alcoy una de las decisiones a tomar es qué tipo de frigorífico se va a adquirir. En Europa, especialmente en España, los modelos combi tienen mucho éxito. Cuentan con gran aceptación debido a que en un solo electrodoméstico se tiene el congelador y la nevera, pero eso es algo que también ocurre en los frigoríficos americanos.

Por eso, lo mejor es ver qué diferencias hay entre unos y otros y qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un frigorífico combi o uno americano.

Las diferencias entre un combi y un frigorífico americano

Un combi es un frigorífico que suele tener un ancho estándar de una sola puerta y que puede tener diferentes alturas. La nevera y el congelador están situadas una sobre la otra, con puertas independientes superpuestas. Lo más habitual es que en la parte superior esté la nevera y que la parte inferior del aparato esté destinada a congelador.

En el caso de los frigoríficos americanos la primera diferencia que encontramos está en el ancho, ya que tienen doble puerta. Una de las puertas es nevera y la otra es congelador. Se abren una para cada lado, por lo que se puede acceder a ambos departamentos a la vez con facilidad.

Aunque hay modelos de frigoríficos americanos de diferentes medidas y capacidades, lo normal es que sean bastante más anchos que los frigoríficos convencionales. Los estantes y cajones son más estrechos que un combi, pero como son más, al ir desde arriba hasta abajo, la capacidad suele ser superior.

Los combis son más altos que los frigoríficos americanos y son más estrechos. Generalmente, encajan muy bien en una cocina convencional pudiendo integrarse en la misma. Un americano es mucho más complicado de encajar y necesita espacio extra para abrir las dos puertas, algo que hay que tener en cuenta.

Aspectos a tener en cuenta

Para decidirse lo mejor es pensar en cuánta capacidad necesitamos y a cuánto espacio estamos dispuestos a renunciar. Un americano puede ser perfecto en una cocina muy grande y si se va a utilizar para una familia numerosa o cuando no se hace la compra con demasiada frecuencia. Pero para la mayoría de las familias, el combi sería suficiente.

Por supuesto, también hay diferencia en el precio y aunque en el mercado vemos algunos frigoríficos americanos bastante económicos, lo normal es que sean bastante más caros.