Al elegir una cocina en nuestra sección de electrodomésticos Alcoy la mayoría de los hogares dudan entre una vitrocerámica o una cocina de inducción. Pero continúa habiendo muchas personas que no cambian la cocina de fuego por ningún otro sistema. ¿Quieres saber por qué? Te descubrimos sus ventajas y también las de las cocinas de inducción, para que sepas qué tipo de sistema es el mejor para ti.

Descubre el tipo de cocina mejor para tu casa:

  • Las ventajas de las cocinas de fuego

Las cocinas de fuego tienen dos ventajas muy importantes respecto a las cocinas de inducción: mejor sabor de los alimentos y la posibilidad de poder utilizar cualquier material para cocinar, desde  vasijas de barro hasta ollas de todos los materiales y con cualquier fondo.

Estas cocinas son perfectas para quienes disfrutan mucho con la cocina y quieren que sus platos tengan los sabores tradicionales de los guisos, los potes o los asados a fuego vivo. Si además se compara con una vitrocerámica en lugar de una placa de inducción, tendría la ventaja del menor consumo.

  • Las ventajas de las placas de inducción

La principal ventaja de estos dos sistemas radica en su limpieza. No importa todo lo que tengas que cocinar o si se ha caído por fuera una gran cantidad de comida. Limpiar una placa es tan sencillo como echar el producto, rascar con una cuchilla adecuada y pasar un paño. Solo con esto ya se obtienen estupendos resultados. Incluso si hay que frotar con un estropajo en menos de cinco minutos la placa estará brillante y como nueva, algo que nos llevará mucho más tiempo en una cocina de fuego.

Las placas de inducción tienen muy bajo consumo, por lo que resultan muy económicas en este sentido. Lo que se gasta a mayores en su compra se amortiza con bastante rapidez. Pero además, son muy seguras. Si hay niños o mascotas en casa no habrá que preocuparse porque puedan quemarse, porque no tendrán ese riesgo. Las placas de inducción no queman y por tanto no hay que preocuparse de que los niños toquen tras cocinar.

Estas ventajas, unidas a lo que ya sabemos de las cocinas de fuego, nos indican que las vitrocerámicas, o mejor todavía las placas de inducción, son las más adecuadas para hogares modernos en los que poder limpiar rápido está muy valorado, especialmente si se come mucha comida frita o a la plancha, platos en los que la diferencia de sabor no es tan apreciable. Las placas de inducción son ideales para hogares con niños pequeños por su seguridad.

 

 

Y tú, ¿por cuál te decantas?