Para que una cocina se vea luminosa el primer paso es que no se vea abarrotada. Por eso debes de cuidar el diseño para que quede espacio en el centro de la cocina. Si tu habitación es muy pequeña, es mejor que no pongas una isla a que la pongas a costa de que todo se vea amontonado. A partir de ahí, debes de cuidar el color, la luz artificial y también la luz natural para lograr una cocina luminosa.

Los colores son importantes

Los colores claros aportan mucha más luminosidad en la cocina, pero no es el único truco para lograr dar esta impresión. Elige muebles que tengan brillo, porque reflejarán mejor la luz. Pero si lo tuyo son las cocinas clásicas en madera y te encantan los colores oscuros de moda esta temporada haz que contrasten con el alicatado claro de las paredes.

También debes de intercalar alacenas con puertas de cristal, ya que así romperás el efecto tan oscuro de la madera y le estarás dando puntos de luz a la estancia. Si la cocina es muy oscura juega con las luces, coloca luz blanca intensa en la parte de debajo de las alacenas superiores para que cuando la enciendas, toda la cocina se vea con una iluminación intensa. Además, ganarás en visibilidad para trabajar.

Los alicatados blancos están muy de moda para la cocina, juega con estos tonos para ganar luz. El suelo cerámico puede ser un poco más oscuro pero si eliges una madera o imitación y no la quieres en color blanco o color miel mejor que tienda a los tonos de gris azulado, mucho más luminosos que los negros o los marrones oscuros.

Aprende a potenciar la luz natural

Evidentemente, la luz natural también es importante. Por eso debes de potenciar esta luz tanto como puedas. Evita los estores o las cortinas muy gruesas. Es cierto que todos queremos intimidad, especialmente si hay otras ventanas cerca, pero no debe de ser a costa de la luz. Hoy en día hay tejidos que impiden que se pueda ver el interior de la cocina pero no impiden que pase la luz.

Muchas comunidades impiden que se puedan poner ventanas con cristales con efectos que impidan ver el interior, pero nadie te va a impedir poner un vinilo en la parte interior de tu propia ventana. Algunos están pensados para que pase la luz a la vez que impiden que se vea el interior. Una ventana sin cortina está de moda y te ahorrará mucho trabajo.