Las duchas de obra son la alternativa a los platos de ducha que encuentras en el mercado. Se trata de adaptar el suelo del baño para que sea el propio plato de la ducha pudiendo seguirse dos tendencias:

  • La ducha sería un espacio separado del resto del baño. Es la tendencia tradicional, incluso puede ponerse una mampara. La diferencia entre este tipo de duchas y los platos es que se puede elegir el tamaño que se quiera.
  • La ducha no tendría separación con el resto del cuarto de baño. Es el sistema usado en muchos barcos en los que el camarote tiene un espacio muy limitado y también en cuartos de baño muy pequeños que no podrían tener un plato de ducha convencional. Los cuartos de baño para personas con problemas de movilidad o sillas de ruedas también optan con frecuencia por este sistema.

Se trata de darle a todo el suelo del cuarto de baño el tratamiento de plato de ducha. Es importante que haya una pequeña barrera para que el agua no salga por debajo de la puerta hacia fuera. La puerta, si corre riesgo de salpicaduras, también debe de ser tratada o especialmente pensada para este uso.

La instalación de la ducha de obra

La instalación de una ducha de obra tiene que cumplir con dos requisitos básicos imprescindibles:

  • Una inclinación de al menos el 2% hacia el desagüe. Esta es la única manera de garantizar que el agua que se va cayendo al suelo acaba desaguando correctamente.
  • Una impermeabilización muy buena. Esto incluye una capa impermeable bajo el suelo del baño pero también un buen alicatado que no tenga riesgo de que pase la humedad. Esto también es importante en una ducha normal.

Ventajas de una ducha de obra

Entre las ventajas de una ducha de obra vamos a destacar:

  • El mejor aprovechamiento del espacio. En casas en las que hay un baño y un aseo es posible conseguir dos baños completos aunque sean mediante este sistema. Normalmente, renunciando al mueble del lavabo hay espacio para una ducha de obra ya que si la persona puede estar de pie el en cuarto de baño ya podría ducharse.
  • Poder moverse con soltura. Incluso en baños grandes, este tipo de ducha de obra permite que se pueda mover con soltura cualquier persona con problemas de movilidad, pudiendo ducharse sentado en una silla y ayudado por una segunda persona.

¿Necesitas presupuesto para reformar tu baño? Solicítalo sin compromiso AQUÍ.