Si quieres que tu cuarto de baño, por pequeño que sea, se vea más espacioso y luminoso es muy importante la selección de los colores y de los materiales tanto del suelo como de las paredes. Aunque los azulejos pequeños están de moda, son  mucho más recomendables los de tamaño grande ya que visualmente harán que tu cuarto de baño se vea un poco más amplio.

Evita los colores demasiado oscuros, aunque puedes escoger el suelo un poco más oscuro que las paredes. Estas deben de ser de un tono claro y es preferible que todo el material tenga un poco de brillo.

La mampara de la ducha debe de ser trasparente totalmente y todavía será mejor si no tiene marco en absoluto. Las mamparas de vidrio sin marco no solo son muy bonitas, sino que también resultan bastante invisibles.

La colocación del plato de ducha

Si el cuarto de baño es rectangular y estrecho es habitual pensar en colocar el plato de ducha ocupando el ancho de la habitación. Pero la mampara o la cortina de baño actuarán como una barrera visual y el cuarto de baño se verá más estrecho. Si por el contrario se coloca utilizando el largo de la habitación, esta se verá desde un extremo hasta el otro pareciendo así más grande.

En el caso de una habitación cuadrada lo más adecuado es situar el plato de ducha en una esquina para permitir una mejor distribución del espacio restante. Aunque se coloque en una esquina es preferible optar por las duchas de suelo cuadrado, mucho más bonitas y con unas mamparas bastante más elegantes.

Escoge un WC pegado totalmente a la pared en lugar de uno con espacio intermedio. No solo será visualmente más bonito, sino que resultará más sencillo de limpiar.

Los muebles de baño

Cuando el cuarto de baño es diminuto es normal plantearse renunciar a los muebles de baño escogiendo, por ejemplo, un lavabo colgante. Sin embargo, necesitarás espacio para tus cosas, por lo que lo mejor es aprovechar el espacio con buenos muebles que te permitan guardar todas las cosas necesarias.

Los muebles especialmente pensados para espacios muy pequeños, como por ejemplo el que hay entre el WC y la pared, son muy adecuados para este tipo de baños. Si las puertas de estos muebles las pones de espejo, ayudarás a crear profundidad y tendrás un estupendo lugar en el mirarte.