Una de las obras de reforma del cuarto de baño más solicitadas es el cambio de la bañera por un plato de ducha acompañado, como no, por una mampara. Es cierto que la gente cada vez tiene menos tiempo para disfrutar de un baño, pero también lo es que muchas viviendas modernas no cuentan con demasiado espacio y las bañeras que instalan son muy pequeñas, por lo que tampoco se disfrutan realmente.

Muchas familias mantienen la bañera mientras los niños son pequeños y una vez que estos crecen la cambian por un plato de ducha. Otros, no esperan y lo hacen ya nada más ir a vivir a la casa.

Diez motivos para tener ducha

  1. Es mucho más fácil de limpiar. Mantener limpia la ducha es mucho más sencillo que una bañera, incluso cuando hay mampara.
  2. Es más fácil entrar en la ducha para quienes tienen problemas de movilidad. La bañera es todo un reto para personas mayores o con problemas de movilidad, mientras que la ducha les facilita mucho la vida.
  3. Puede instalarse en un espacio menor. Incluso hay duchas de esquina que permiten su colocación en espacios muy reducidos.
  4. Las columnas de hidromasaje convierten a la ducha en el lugar más relajante. Si lo que te preocupa es que vas a tener que prescindir del relax del baño, es porque no conoces las columnas de hidromasaje. Ni te acordarás de tu bañera.
  5. No hay que reformar todo el cuarto de baño para cambiar la bañera por un plato de ducha. Ahora es posible hacerlo sin tener que tirar todo el alicatado. Hay soluciones muy atractivas para realizar el cambio por muy poco dinero.
  6. Los niños también disfrutan en la ducha. Es falso que los niños solo disfruten del agua en la bañera, la ducha también puede ser un momento de juegos y además aprenderán a optimizar el agua.
  7. Son más ecológicas. El consumo de agua en una ducha es muy inferior al de un baño, lo que repercute en el ahorro de agua.
  8. Son más seguras. Las duchas son mucho más seguras no solo porque se entra mejor, sino porque es posible ducharse sentado en una silla o agarrándose en una agarradera de seguridad.
  9. Ahorrarás dinero en agua caliente. Dado que se gasta mucha menos agua en una ducha que en un baño, también se ahorrará gas o electricidad para calentar dicha agua.
  10. Las mamparas modernas hacen que la ducha sea mucho más atractiva. No tienes por qué pensar en las típicas cortinas de plástico ni tampoco en las mamparas del mismo material. Las modernas fabricadas en cristal permiten incluso personalizaciones.