Llevar a cabo una reforma integral Alcoy que incluya la cocina y el baño es algo que precisa, como mínimo de un proyecto realizado en dos fases. La primera de estas fases es el diseño propio y personal y la segunda, el diseño que se realiza con el profesional.

Ambas fases deben de realizarse con mucho cuidado y dedicándoles suficiente tiempo. Solo así garantizamos que la reforma integral de la cocina y del baño acabe en un éxito. No podemos olvidar que estamos hablando de las dos reformas más importantes de la casa y las que, posiblemente, impliquen una mayor inversión económica.

Primera fase: el diseño propio

La primera parte del proyecto de la reforma consiste en la elaboración de un diseño propio. Para esto, hay que pensar bien todo lo que se quiere hacer en cada una de las estancias. Habrá que tomar decisiones muy meditadas:

¿Duda o bañera? ¿Se respetará la distribución actual o se realizarán cambios en la situación de las piezas de loza del baño? ¿Se aprovechará la reforma para cambiar las tuberías o es algo que se ha hecho previamente?

¿Se modificará la distribución en la cocina? ¿Se aprovechará para realizar una cocina abierta al salón o para crear un espacio de lavadero? ¿Qué tipo de muebles se van a usar? ¿Se van a adquirir también nuevos electrodomésticos?

Estas son solo algunas de las preguntas que hay que hacerse antes de crear un dibujo con el diseño de lo que se quiere hacer, consiguiendo así un primer proyecto. Incluso es posible echar un vistazo a catálogos de materiales para elegir qué es lo que se desea colocar.

Segunda fase: el diseño con profesionales

Es importante que en la reforma integral Alcoy de baño y cocina se mantenga una mentalidad abierta. Aunque se haya invertido mucho tiempo en el proyecto de creación de la cocina y del baño no hay que cerrarse a escuchar nuevas ideas, ya que al realizar el proyecto con los profesionales que vayan a realizar el trabajo es habitual que estos aporten ideas que pueden resultar muy útiles para las nuevas habitaciones.

Ellos también podrán aconsejarnos sobre los materiales que vayamos a adquirir, pudiendo recomendarnos aquellos más adecuados al uso que se les vaya a dar. El resultado final de esas conversaciones será el proyecto definitivo para la reforma integral de cocina y baño, sobre el cual se trabajará para realizar la obra.