Si este año estrenas por fin una casa de vacaciones seguro que estás deseando disfrutar de la experiencia. Pero seguro también que todavía faltan muchas cosas en su interior para que esté lista para poder trasladaros a la misma. No esperes más, las vacaciones están a la vuelta de la esquina y no puedes perder más tiempo.

Quizás la casa necesita de algunas reformas para ponerla a punto. Nada mejor para eso que contratar servicios de diseño de interiores en Alcoy que te den las mejores ideas para poder, por ejemplo, diseñar una cocina cómoda, fácil de limpiar y que tenga todos los servicios necesarios para tu hogar de vacaciones.

Diferencias entre una cocina para todo el año y una cocina para las vacaciones

Si te preguntas qué diferencias existen entre la cocina de tu hogar habitual y la de tu vivienda de vacaciones estas son las más importantes:

La calidad de los muebles. En tu vivienda habitual el uso de la cocina va a ser continuo y los muebles deberían de ser de la mejor calidad y la máxima resistencia. En tu vivienda de vacaciones no vas a vivir más que durante el verano y algunos fines de semana a lo largo del año. Por eso no es tan necesario buscar la máxima resistencia al uso.

Los electrodomésticos. Quizás en tu casa habitual cocinas habitualmente en el horno y te has comprado uno de muy buena calidad. Incluso dos hornos si sois muchos en familia. Pero en tu casa de vacaciones las prioridades son otras. A menudo se come fuera, o se realizan barbacoas, por lo que se puede ahorrar en el horno e invertir más, por ejemplo, en una nevera americana.

El motivo es que seguramente querrás tener en ella agua fría y hielo para tomar un refresco en cualquier momento. También necesitarás mayor espacio de congelador para helados y para comidas preparadas rápidas, especialmente si la casa no queda cerca de tiendas o espacios comerciales.

Muy fácil de limpiar. Una cocina fácil de limpiar siempre es importante, pero en una casa de vacaciones lo es todavía más. Los diseños minimalistas son perfectos para este tipo de espacios porque resultan elegantes y a la vez muy prácticos.

Las necesidades que se tienen durante las vacaciones no son las mismas que a lo largo del año. Se trata de que todo sea práctico, cómodo y que de muy poco trabajo. Pero, por supuesto, sin renunciar a la estética.