Con el paso de los años nos hemos dado cuenta de que no merece la pena comprar electrodomésticos excesivamente baratos y que es preferible invertir un poco más para conseguir una mayor calidad, mejores resultados y un menor consumo.

Pero si has pagado un dinero por tu lavadora, querrás que esta se mantenga en perfecto estado durante mucho tiempo. Por eso te vamos a ofrecer unos consejos básicos para mantenerla en perfecto estado y conseguir los mejores resultados para tu ropa.

Usa los productos más adecuados

El detergente en polvo es el más utilizado, quizás porque fue el primero en aparecer en el mercado y mucha gente se ha acostumbrado a este formato. Pero no es  ni mucho menos el mejor ni para tu lavadora ni para las tuberías. De hecho, en algunas comunidades de vecinos se ha prohibido el uso debido a los atascos que acaba produciendo. Es cierto que los de buena calidad no causan este problema, pero lo mejor es no arriesgarse.

Usa pues detergente líquido en la cantidad recomendada porque la ropa no va a quedar mejor por utilizar más. Así, evitarás que la lavadora se dañe en su interior y se atasque por los tapones que produce el detergente en polvo. El cajetín también te lo va a agradecer, ya que apenas tendrás que limpiarlo. No obstante enjuágalo si usas lejía para evitar que queden restos que puedan ir a otra colada de color.

Evita que vayan al tambor cosas que no deben

Un problema común en muchas lavadoras es que hacen ruido y no se sabe por qué. Cuando llega el técnico se encuentra con que hay un aro de sujetador incrustado en los agujeros del tambor. Esta escena tan frecuente se puede evitar si introduces los sujetadores y bañadores con aros en una bolsa de lavado. Puedes hacerlo también con las medias y los calcetines pequeños que pudieran colarse por el borde del bombo.

Antes de introducir la ropa revísala para evitar que vayan monedas, alambres o cualquier otro elemento que pueda causar problemas. De cualquier modo, debes de limpiar el filtro cada poco tiempo para evitar que se atasque.

En lavanderías públicas está prohibido lavar mantas de animales domésticos a causa de los pelos. Si tienes perros o gatos y quieres lavar sus cosas debes de hacerlo siempre por separado y, una vez que acabes, haz un lavado largo sin detergente y sin nada en el bombo para que se limpien todos los pelos que pueden haber quedado. Al finalizar, limpia los bordes de la goma, la puerta y el filtro.