En reformas de baños Alcoy cada vez es más frecuente decidirse por una ducha en lugar de por una bañera. Estos son los motivos más importantes por los que se realiza esta elección:

1- Espacio. En un cuarto de baño pequeño la bañera ocupa un gran espacio, mientras que la ducha puede colocarse incluso aprovechando una esquina. La gran variedad de platos de ducha y de mamparas que hay en el mercado permiten adaptarse a cualquier tamaño de cuarto de baño.

2- Accesibilidad. Las duchas, especialmente si están a ras de suelo, son accesibles, mientras que una bañera puede causar muchos problemas, sobre todo si hay gente mayor o con problemas de movilidad.

3- Limpieza. No se puede comparar el trabajo que lleva limpiar una bañera con el que lleva limpiar una ducha. Los nuevos platos de ducha casi se limpian solos y si la ducha es de obra, con una fregona será más que suficiente para el día a día.

4- Diseño. Las mamparas cada vez más bonitas y personalizadas dan un toque muy especial al cuarto de baño y son un punto a tener en cuenta. El diseño del cuarto de baño suele ganar mucho con la ducha.

5- Consumo. Una ducha rápida consume mucha menos agua que un baño, por eso resulta mucho más sostenible. Se gasta menos agua, un recurso a economizar, pero también menos gas o electricidad para calentar dicha agua.

Motivos para NO escoger una ducha y decidirse por una bañera

Por supuesto, también existen motivos para decidirse por una bañera en las reformas de baño, estos son los dos más importantes:

-Los niños. Los niños disfrutan mucho de la bañera porque para ellos es mucho más cómoda. Estar de pie y aguantarse en la ducha es complicado para ellos y asearlos en una ducha es muy difícil para los padres. En la bañera todo resulta más fácil y es más gratificante para ellos, por lo que si hay niños o se espera que los haya, un cuarto de baño con bañera puede ser algo a valorar.

-El placer de un baño. Para muchas personas nada sustituye al placer de un buen baño tras una semana dura. El baño no es algo para todos los días, pero sí para permitirse un capricho de vez en cuando. La diferencia entre el consumo de agua en una ducha larga, algo que todos suelen hacer en días especiales, no es demasiada.